Tendencia Vintage

Los estilos retro y vintage siguen pisando fuerte en el mundo de la decoración. Ambas tendencias estéticas se inspiran en el pasado pero no hay que confundirlas. Algo vintage siempre es retro pero no a la inversa.

Los objetos retro se inspiran en la estética de épocas pasadas pero están diseñados y fabricados en el presente. Sin embargo, si hablamos de decoración vintage, estamos refiriéndonos a mobiliario y accesorios decorativos que fueron diseñados y fabricados originariamente en la época a la que pertenece su estilo; es decir, que han pertenecido a otra época anterior a la actual.

Un objeto  puede ser retro pero, si se ha fabricado en la actualidad, ya no es vintage. Para que algo sea vintage debe ser, necesariamente, antiguo,  tener al menos 20 años. Eso no es incompatible con que esté restaurado.

Si tienes ocasión de recuperar muebles antiguos, de tus antepasados, dáles un lavado de cara y combínalos con muebles más modernos. Esa es la mejor manera de introducir la tendencia vintage en tu hogar. Combinar  varios estilos en una misma estancia es un gran acierto y puede dar como resultado  un espacio bastante personal y acogedor.

Lo más importante es que se trate de muebles buenos y que la restauración de los mismos sea perfecta.

En el salón:
La pieza clave indiscutiblemente va a ser el sofá.

Las molduras y los “desconchones” también son ideales para crear el efecto “antiguo” que buscamos. En un salón vintage podemos integrar además una falsa chimenea, unas butacas, una chaise longue…. Muy importante es también elegir aparatos de luz adecuados.

En el comedor:
Además de elegir acertadamente las sillas, máximas protagonistas, no olvidéis jugar con espejos, apliques, lámparas de pie…

En el cuarto de baño:
Una bañera de patas antigua queda ideal combinada con otros sanitarios y muebles mucho más actuales.

 

Obviamente, la decoración vintage está de moda y en realidad  resulta sencillísimo aportar un toque antiguo a algunas de las estancias de nuestra casa con tan sólo algunos detalles como una pequeña zona de estudio en el dormitorio. En un recibidor, por ejemplo, con tan sólo colocar una cómoda antigua restaurada en algún color llamativo vamos a conseguir un efecto espectacular.

Pero si eres un auténtico fanático, un incondicional del estilo vintage puedes arriesgar y jugártela a “todo o nada”…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s